Rosique

Futbolistas nocivos: bultos, troncos, y petardos

Lunes 16 de Abril del 2007



Los debates sobre futbol son deliciosos, constituyen uno de mis pasatiempos favoritos. Puedes arriesgarlo todo sin perder nada. Por eso te invito a que tengamos uno ya que son un gran ejercicio de reflexión.

Te pregunto: ¿Era mejor el futbol mexicano cuando importaba menos futbolistas extranjeros? ¿Eran más competitivas nuestras selecciones cuando el cupo de foráneos era de tres o de cuatro futbolistas por equipo? ¿Llegábamos más lejos en los Mundiales? Piénsalo.

Extendamos el debate a Europa. ¿Le hace daño al futbol inglés tener tantos futbolistas extranjeros en su liga? ¿Afecta a la Selección Española que muchos de sus clubes tengan más foráneos que nacionales en sus plantillas? ¿Poner un candado en sus torneos nacionales les permitiría superar sus frustrantes límites en competencias internacionales?

Seguramente contestarás que sí, porque eso es lo que repiten todos los días en los medios. Sin embargo, te invito a que lo pienses mejor, revisa la historia, rompe paradigmas, cuestiona lo que escuchas. No repitas ideas de otros sin analizarlas.   

Ahora contesto yo. El futbol mexicano NO tenía mejor nivel hace 30 ó 40 años cuando el límite de extranjeros era menor. Había más futbolistas mexicanos en la liga pero nuestras selecciones nacionales naufragaban siempre fuera de CONCACAF.

Teníamos  un futbol casero, encerrado en sus competencias del área, sin futbolistas en Europa. No fue hasta la década de los noventa, cuando ya teníamos cinco extranjeros por equipo, en que fuimos capaces de ganar la Copa Confederaciones y tener actuaciones medianamente sobresalientes en Mundiales fuera de México y destacadas en Copa América.

Tuvimos que esperar hasta el 2005 para conquistar el Mundial Sub-17, justo en la época en que nuestra liga tiene más jugadores no formados en México que nunca antes.

Viajemos de nuevo a Europa. Escucho a mis colegas decir que España fracasa en los Mundiales (en otras palabras, siempre se queda en Cuartos de Final, fase que en México anhelamos) porque su liga está llena de foráneos.

¿Acaso alguna vez, antes o después de que se abriera el cupo de extranjeros, España ha ganado algo a nivel mayor? ¿Entonces? Lo mismo sucede en la isla. Inglaterra siempre ha quedado a deber en los Mundiales (con excepción de cuando fue anfitrión en 1966), sin importar si su liga limitaba a los extranjeros o si hay puertas abiertas para los comunitarios.

Creo que el problema de España e Inglaterra a nivel de selecciones es otro, de la misma forma en que con extranjeros o sin ellos, Alemania e Italia, han sido potencias, ayer y hoy.

Yo creo que cuando te rodeas de talento y fomentas la competencia abierta y leal todos ganamos. España e Inglaterra tienen a los mejores futbolistas del planeta, sin importar su nacionalidad, y por eso aquellos jugadores locales capaces de sobrevivir a las exigencias de sus torneos, terminan por ser más competitivos y estar mejor preparados.

Así ocurre también en las Ligas de Estados Unidos, MLB, NBA, NFL, NHL, dónde compiten los mejores, vengan de donde vengan, y los estadounidenses aprovechan ese ambiente de excelencia para forjar a sus jugadores.

Cerrarse a competir sólo fomenta el conformismo y la mediocridad ¿Si fueras futbolista con quién preferirías entrenar? ¿Con Schevchenko y Drogba (Chelsea) o con dos paisanos? ¿Dónde se formará mejor Giovanni Dos Santos? ¿Junto a Ronaldinho y Eto’o o en las Chivas? ¿De quién aprenderías más? ¿Del mejor en tu posición o de un jugador que tiene el mismo pasaporte que tú? ¿Si cerramos la frontera te harás mejor futbolista? ¿Te dejarán de temblar las piernas ante un penalti? Lo dudo.
 
No estoy proponiendo que se abra el límite de extranjeros sino de identificar la verdadera causa para dejar de confundirnos. El problema del futbol mexicano es de mala formación y baja competitividad. Limitar el número de jugadores foráneos no fortalecerá las fuerzas básicas.

No hará, que de la noche a la mañana nuestros futbolistas sean más técnicos ni nuestros profesores más capaces. Las mejores canteras de esta liga han sido, históricamente, equipos que han tenido brillantes extranjeros en sus plantillas como Atlas, Pumas, América o Cruz Azul.

Chivas es otra historia. Cuando Pumas, en los setenta y ochenta, tenía al mejor goleador en la historia del futbol mexicano, Cabinho, su cantera fue capaz de arrojar sucesivamente a delanteros de época como Hugo Sánchez, Luis Flores, y Luis García.

No hubo bloqueo alguno. Ellos no necesitaron que limitaran el cupo de extranjeros para sobresalir porque el talento no necesita que le hagan favores, se expresa sólo. Mexicanos, argentinos, uruguayos, chilenos...la calidad no tiene nacionalidad; la incompetencia, tampoco.

Así que pugnemos por tener a los mejores y cerremos nuestra liga a todos los bultos, troncos, y petardos, sean extranjeros o mexicanos, ya que resultan nocivos para el espectáculo.

Opina de esta columna aqui



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios