Recibe nuestro newsletter
 

A los árbitros mexicanos no les tiembla la mano en Mundiales

  • Arturo Brizio expulsó a Marco Etcheverry en Estados Unidos 94. (Foto: Mexsport)
  • Sin importar que fuera Maradona, Mario Rubio le mostró la roja al astro argentino. (Foto: AP)
  • Arturo Brizio le mostró la tarjeta roja a Ariel Ortega. (Foto: AP)
 

Sergio Guzmán | MEDIOTIEMPO
Ciudad de México, jueves 27 de Mayo del 2010

  • De España 82 hasta Alemania 2006, los silbantes mexicanos han expulsado al menos a un jugador
  • Destacan las tarjetas rojas a Diego Maradona, Marco Etcheverry, Zinedine Zidane, Ariel Ortega y Ronaldinho

La participación de los árbitros mexicanos en la historia de los Mundiales se ha caracterizado porque no les tiembla la mano al momento de aplicar el reglamento para mostrar las tarjetas rojas sin importar el nombre de los futbolistas que ameritaron la sanción.

Por eso es que figuras tan relevantes como los argentinos Diego Armando Maradona y Arel Ortega, el francés Zinedine Zidane, el brasieliño Ronaldinho y el boliviano Marco Antonio “Diablo” Etcheverry fueron expulsados por silbantes que representaron al futbol mexicano en distintas Copas del Mundo.

De hecho, a partir de España 1982 y hasta el campeonato realizado en Alemania 2006, no ha dejado de haber un expulsado por algún árbitro de México en siete Mundiales consecutivos, y en Sudáfrica 2010 Armando Archundia y Marco Antonio Rodríguez podrían extender la racha.

Mario Rubio, Antonio R. Márquez, Edgardo Codesal, Arturo Brizio Cárter, Felipe Ramos Rizo y Armando Archundia son quienes han dejado claro que el juez central no debe fijarse en el peso que tiene determinado jugador o la ronda en que se lleve a cabo algún encuentro.

El arbitraje mexicano ha estado presente en 11 Copas del Mundo. La historia comenzó en Chile 1962 con Fernando Buergo, quien participó como asistente y aunque fue designado para estar en Inglaterra 1966, no pudo actuar por cuestiones de salud.

Le siguieron Abel Aguilar y Diego de Leo en México 1970, quienes combinaron su actividad como centrales y asistentes, y aunque muchos consideran que Arturo Yamasaki pitó como mexicano, en realidad lo hizo representando a Perú.

En Alemania 1974 y Argentina 1978 fue Alfonso González Archundia también como central y asistente; mientras que en España 1982 acudió el Teniente Coronel Mario Rubio.

Antonio R. Márquez estuvo en México 1986; después Edgardo Codesal, que habiendo nacido en Uruguay se naturalizó mexicano, acudió a Italia 1990; más adelante Arturo Brizio Cárter fue a Estados Unidos 1994 y Francia 1998.

Felipe Ramos Rizo participó en Corea-Japón 2002; mientras que Armando Archundia y Marco Antonio Rodríguez, árbitros centrales, y José Luis Camargo junto con José Francisco Ramírez, como asistentes, fueron a Alemania 2006.
 
LAS EXPULSIONES DE LOS SILBANTES MEXICANOS

Mario Rubio dejó huella en la historia de los Mundiales por haberle sacado la tarjeta roja al argentino Diego Armando Maradona en el Mundial de España 1982, en el partido frente a Brasil dentro del Grupo 3 de la segunda.

Maradona realizó una fuerte entrada sobre Batista al minuto 85, y Rubio Vázquez no dudó en expulsar a la gran figura de Argentina, cuando la escuadra brasileña se encontraba arriba 3-0 en el marcador.

“No había duda, se trataba de una entrada de expulsión y tuve que aplicarla, claro que yo sabía quién era Maradona, pero también sabía que se tenía que ir expulsado, y ni modo, el señor se quejó amargamente, pero yo estaba haciendo mi trabajo.

“Creo que es una de las imágenes que quedaron para la historia cuando le estoy mostrando la tarjeta, y tampoco era ésa mi intención, te repito que sólo tenía que aplicar el reglamento”, recordó Rubio.

Durante el Mundial de México 1986, el silbante Antonio R. Márquez echó al uruguayo Miguel Bossio al minuto 19 en el encuentro ante Dinamarca, en la primera ronda, realizado en el Estadio Neza 86 y que terminó con victoria de 6-1 para los europeos.

En uno de los arbitrajes más comentados y polémicos en los Mundiales, Edgardo Codesal dejó a Argentina con nueve hombres en la Final frente a Alemania en Italia 1990, por las expulsiones a Pedro Monzón y Gustavo Dezotti, a los minutos 65 y 87, respectivamente.

Monzón se ganó la tarjeta por una violenta entrada sobre Jürgen Klinsmann, en tanto que Dezotti la mereció por haber golpeado a Jürgen Kohler con la mano izquierda.

“Por supuesto que fue el partido más importante de mi carrera como árbitro, pitar la Final de un Mundial es un sueño para cualquiera y yo pude cumplirlo en un juego realmente muy duro y complicado porque estaba el antecedente de la Final en México 86 entre los mismos países, entonces ya había un pique especial.

“Monzón le pegó fuerte a Klinsmann y mereció la tarjeta roja, Dezotti le pegó a un defensa alemán y también se ganó la tarjeta, y en los reclamos de los argentinos también le mostré la amonestación a Maradona”, mencionó Codesal, quien se echó a toda Argentina encima por el penal que señaló al 85’ y que fue el gol del triunfo para Alemania.

En el historial de Arturo Brizio quedó subrayada su labor mundialista porque tuvo el carácter para expulsar al boliviano Marco Antonio “Diablo” Etcheverry en la inauguración del Mundial en Estados Unidos 94 ante Alemania, al italiano Gianfranco Zola en los Octavos de Final contra Nigeria en ese mismo campeonato; al francés Zinedine Zidane en el encuentro frente a Arabia Saudita, en la primera ronda de Francia 98, y al argentino Ariel “Burrito” Ortega en los Cuartos de Final con Holanda, también en ese torneo.

“Yo siempre he pensado que un árbitro tiene que sustraerse del escenario en el que se encuentra para hacer un trabajo sin ningún tipo de prejuicio o influencia, por eso es que a mí no me espantó sacar esas tarjetas rojas, y nadie me pudo criticar porque estuvieron bien aplicadas.

“Por supuesto que los afectados se quejaron, pero eso es normal, entonces mi consciencia está tranquila porque cumplí con buenas actuaciones en esos Mundiales de acuerdo a los comentarios que hubo de mi trabajo en los partidos que me tocó estar”, indicó Brizio Cárter.

Felipe Ramos Rizo no se quedó atrás, pues en los Cuartos de Final de Corea-Japón 2002 expulsó al brasileño Ronaldinho al minuto 57 en el cotejo contra Inglaterra, por una plancha sobre Danny Mills.

“A veces un sola acción deja un recuerdo imborrable, ya sea porque lo hiciste mal o lo hiciste bien, y en este caso se recuerda mucho esa expulsión a Ronaldinho, no puedo hacer nada ante eso, sí lo expulsé y lo merecía, pero me gustaría que se recordara más el trabajo completo, pero entiendo que así es esto”, señaló Ramos Rizo.

Finalmente Armando Archundia extendió la racha de los árbitros mexicanos expulsando a por lo menos un jugador en una Copa del Mundo, cuando en Alemania 2006 le mostró la tarjeta roja al checo Jan Polak en el duelo con Italia, en primera ronda; aunque Marco Antonio Rodríguez se fue en blanco en esa misma competencia.

Los mismos Archundia y Rodríguez repetirán en Sudáfrica 2010, y ya se verá si el arbitraje mexicano vuelve a mostrar agallas para expulsar jugadores que se lo merezcan, por octava Copa del Mundo consecutiva.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios

Twitter Youtube Facebook